Hipoteca joven: todo lo que necesitas saber

Guías y Recursos

La realidad actual impide a muchos jóvenes poder acceder a una vivienda. Sin embargo, hay productos hipotecarios que se lo ponen un poco más fácil.

Por lo general, la mayoría de los bancos cuenta, en su gama de créditos hipotecarios, con hipotecas destinadas a la población más joven que suelen presentar condiciones más ventajosas.

¿Quieres saber si puedes solicitar una hipoteca joven? Te contamos todos los detalles a continuación, aunque también puedes rellenar el formulario de doypo, desde donde te asesoraremos para dar con la hipoteca que mejor se adapte a ti. Doypo está compuesto por un equipo joven que comprende a la perfección las dificultades y dudas a las que se enfrentan la gente joven a la hora de adquirir su primera vivienda.

¿Qué consideran los bancos como «joven» y por qué una hipoteca para jóvenes?

En general, para las entidades bancarias, se es joven hasta los 35 años. Por lo tanto, la hipoteca joven que ofrecen los bancos está destinada a personas de esa edad.

Ahora bien, ¿por qué los bancos diseñan créditos hipotecarios específicamente para esta parte de la población?

De todos es sabido que las condiciones de vida actuales, el precio de la vivienda y la precariedad laboral, sobre todo en el sector más joven de la población, no pone las cosas nada fáciles a los jóvenes para poder, ya no solo emanciparse, sino también dejar el alquiler para pasar a tener una casa en propiedad.

Los jóvenes que tienen un trabajo en ocasiones no se pueden independizar dado que los salarios no crecen al mismo ritmo que el —alto— coste de la vida. Aquellos que sí se pueden independizar, muchas veces se van de alquiler, lo que les resta capacidad de ahorrar el dinero suficiente para poder comprarse un piso.

Tanto es así que el Gobierno de España ha incluido un programa de ayuda a los jóvenes en su Plan Estatal de acceso a la vivienda 2022-2025. Os dejamos el enlace para que podías revisar las ayudas que cada Comunidad Autónoma ofrece para la compra de vivienda.

programa ayuda hipoteca joven gobierno españa

Si a esta situación le sumamos que las condiciones para acceder a una vivienda son bastante exigentes y requieren un capital inicial elevado, las posibilidades de que puedan comprar una casa se reducen.

Por eso, muchas veces se ven obligados a pedir un aval o un crédito para poder pagar la entrada de un piso, por lo que aumenta su endeudamiento.

Por lo tanto, se trata de un público objetivo bastante interesante para los bancos, ya que los jóvenes están ojo avizor a cualquier oferta que les permita mejorar su calidad de vida sin arruinarles.

¿Cuáles son los requisitos de una hipoteca joven?

Evidentemente, aunque a los bancos les interese que contrates sus hipotecas, tampoco se las van a conceder a cualquiera: necesitan garantías de que serás capaz de pagar puntualmente las cuotas de tu préstamo hipotecario.

Por eso establecen una serie de requisitos mínimos y estudian el perfil financiero y crediticio de los solicitantes de la hipoteca para valorar cuál es el riesgo de impago y ahorrarse sorpresas desagradables.

Sin embargo, aunque parezca con esto que los bancos se quieren cubrir las espaldas —que, en gran parte, así es—, también es una buena forma de orientarte para saber si cumples con las exigencias para poder solicitar una hipoteca.

Estos son los requisitos más comunes para poder optar a una hipoteca joven:

1. A nivel laboral, estabilidad:

  • Tener un contrato fijo y un trabajo estable, a ser posible, en un sector que no se suela ver afectado por la volatilidad del mercado laboral.
  • Llevar un mínimo de años en tu empresa, ya que esto demuestra al banco que tienes cierta estabilidad laboral. Por lo general, piden un mínimo de cuatro años.

2. A nivel financiero, que seas solvente:

  • Tener una fuente de ingresos estable, en este caso, un trabajo fijo y estable supone una buena fuente de ingresos.

  • Tener un buen nivel de ingresos, no vale con que te llegue cierta cantidad de dinero fija al mes, esta cantidad debe ser la suficiente como para que puedas pagar la hipoteca cada mes y, al mismo tiempo, puedas atender otros gastos.

  • No tener deudas o, en caso de tenerlas, que no sean muy elevadas.

  • Tener dinero ahorrado, esto es muy importante, ya que, por lo general, los bancos no te financian el 100 % del precio de la vivienda. Por lo general, financian un 80 %, por lo que tú tendrás que poder pagar el 20 % restante.

Para comprobar si cumples estos requisitos, te pedirán una serie de documentación para estudiar tu perfil y así concederte o no la hipoteca.

En cualquier caso, si tienes la posibilidad de comprar una vivienda con tu pareja, por ejemplo, posiblemente aumenten las probabilidades de que te concedan la hipoteca: si tu pareja reúne los requisitos anteriores, el banco tendrá más garantías de que los pagos se abonarán puntualmente e, incluso, cabe la posibilidad de que os mejoren las condiciones.

¿Qué condiciones tiene este tipo de hipotecas?

¿Te suena el dicho de «Juventud, divino tesoro»? Pues se podría aplicar a las condiciones de las hipotecas para jóvenes.

Los jóvenes presentan un interesante dilema para los bancos: no pueden garantizar su solvencia al 100 % (es decir, que vayan a pagar a tiempo las cuotas) por su juventud (llevan poco tiempo trabajando y son más proclives a sufrir los vaivenes del mercado laboral, entre otros factores), pero, precisamente, su juventud ofrece algo a los bancos que tiene un gran valor: tiempo. 

¿Y eso en qué afecta a las hipotecas? Pues en que, por lo general, ofrecen hipotecas con un plazo de amortización mayor. Veamos cuáles son las condiciones más comunes de una hipoteca joven:

  • Como hemos mencionado, ofrecen plazos de amortización más extensos, de hasta 30 años, o incluso más.

  • Por lo general, conceden una financiación mayor que con otras hipotecas: por lo general, financian hasta el 80 % del valor de la vivienda. Incluso puede darse el caso de que concedan el 100 %, aunque no es tan habitual.

  • Los tipos de interés que aplican a los créditos hipotecarios para jóvenes suelen ser más bajos. Aunque léete bien las condiciones por si, en el caso de las hipotecas variables o mixtas, el banco te revisa al alza la hipoteca a partir de cierta edad.

  • También es habitual que cobren menos comisiones; lo más normal es que no cobren comisión de apertura, pero puede darse el caso de que ofrezcan hipotecas sin comisión por amortización anticipada o subrogación.

Por lo tanto, las hipotecas para jóvenes ofrecen múltiples ventajas, aunque para muchos de ellos cumplir los requisitos que se exigen pueda ser complicado.

No obstante, que seas joven no te impide solicitar hipotecas convencionales, quizá sus condiciones te resulten más beneficiosas. En cualquier caso, nunca deseches ninguna opción y estudia bien tus posibilidades antes de contratar una hipoteca.