5 Cosas que necesitas saber antes de pedir una hipoteca

doypo Hipotecas

Si estás buscando una hipoteca es porque quizás hayas decidido dar el paso a emanciparte y, directamente, te has declinado por la opción de comprar tu propia vivienda. Tal vez no sea así y simplemente es que estás hasta el moño de pagar mensualidades de alquiler desorbitadas y has pensado que ya que hay que pagar, mal que mal, que sea por algo que en un futuro será tuyo.

Has llegado hasta esta página para que te contemos brevemente cuáles son los requisitos principales que cualquier banco va a pedirte para poder valorar la opción de ofrecerte una hipoteca, ¿verdad?

¡Allá vamos! 

¿Qué es lo que necesito para que el banco me otorgue un préstamo hipotecario?

1/ Una entrada

Cuando hablamos de entrada nos referimos a una cantidad de dinero suficiente para hacer frente a los gastos hipotecarios (previos y posteriores a la firma de la hipoteca) así como a garantizar tu solvencia como cliente. 

Normalmente los bancos acostumbran a conceder hipotecas cuando el cliente ofrece más del 15% del valor total de la vivienda (con gastos hipotecarios incluidos). 

No es común que un banco conceda el 100% de una hipoteca aunque todo depende de las demás garantías que el cliente aporte. Desde las nóminas a las anteriores declaraciones de la renta o incluso la figura de un aval pueden ser motivos suficientes y de peso para que la entidad financiera llegue a concederte esa hipoteca

Si tienes dudas en ese aspecto, si necesitas un financiar la totalidad del valor de la vivienda, un miembro de doypo puede orientarte para hacerte ese camino mucho más llevadero y satisfactorio.

2/ Tener estabilidad económica

Vayas a firmar la hipoteca solo o en pareja, debes saber que es importante poder certificar que entre los dos contáis con cierta estabilidad económica. Es decir, que sumáis ingresos fijos más que suficientes para poder hacer frente al pago de las cuotas.

En este sentido, el Banco de España recomienda que el nivel de endeudamiento de un núcleo familiar nunca supere entre el 30 o 35% de los ingresos totales del hogar. 

Más allá de los ingresos presentes, la entidad financiera estudiará tu recorrido para asegurarse que la estabilidad demostrada es lo más constante posible a lo largo de los últimos años. 

3/ Demostrar que eres buen pagador

Imagínate que cumples con todos los requisitos para que te concedan la hipoteca, que ya estás un paso más cerca de que te entreguen las llaves de tu ‘home sweet home’ y resulta que en anteriores episodios fuiste al banco a por dinero, te lo prestaron y nunca lo devolviste. ¿Crees que en esta temporada el banco confiará en ti?

Es importante demostrar que a lo largo de tu relación con el banco has sido un buen pagador y que has saldado los préstamos a tiempo. Si es así y cumples con todos los demás requisitos, no queremos hacer spoiler pero seguramente te concedan la hipoteca. 

4/ ¡El aval!

Si desde un inicio sabes que no cuentas con las garantías suficientes para ganarte la confianza del banco y necesitas sí o sí la hipoteca, puedes empezar a darle una vuelta a la opción del aval. 

El avalista es la figura que ante la ausencia de respuesta por tu parte a la hora de hacer frente a la deuda, se hace cargo del pago de las cuotas. También es quien pone en riesgo su patrimonio a la hora de avalarte. Y es que si no paga, el banco puede llegar a quitarle su propia vivienda. 

Antes de pedirle a un familiar o a un amigo si pueden hacerte el gran favor de avalar tu hipoteca, ten la seguridad de que tú vas a poder hacer frente a todos los pagos. ¿Te imaginas que aceptas avalar a alguien y de repente ves como el banco se queda con tu casa? Avalar no es una broma, es algo serio y debemos toda la confianza y esfuerzo por nuestra parte a quien acepte ser nuestro avalista. Si no lo tienes claro te animamos a revisar nuestra entrada acerca del aval.

5/ ¡Prepara la documentación!

Si puedes dar una entrada generosa, si cuentas o contáis con ingresos fijos cada mes, si tu endeudamiento no supera el 30 o 35% de los ingresos del hogar y siempre has devuelto el dinero que te han prestado, déjanos que te digamos que eres un firme y potencial candidato para esa hipoteca. 

El paso previo a empezar a valorar ofertas de los distintos bancos es rellenar el formulario de doypo y preparar cierta documentación. Podríamos decir que es la puerta de embarque para que los bancos te reciban con una sonrisa y te ofrezcan su mejor solución.

Esta es la documentación básica e inicial que te van a solicitar para estudiar tu hipoteca: 

  1. El DNI o la tarjeta de residencia de todos los titulares. 
  2. Los últimos recibos de los préstamos actuales, en caso de tenerlos. 
  3. Justificante de la aportación inicial que puedes hacer y del estado de tus cuentas.
  4. Nóminas o justificantes de ingresos. 

Si ya lo tienes todo… ¡Qué empiece el viaje!