Arras o anticipo, ¿Qué es?

doypo Hipotecas

Nos vamos a marcar un punto, vamos a quedar muy intelectuales y te contaremos que el concepto ‘arras’ viene del latín arrha, cuyo significado es ‘promesa’ o ‘garantía’. Y hasta la actualidad hemos mantenido tanto la palabra como también su significado. Y es que en español el concepto ‘arra’ -a nivel económico- es entendido como el anticipo, la garantía o el depósito de cara a una futura compraventa.

Seguro que has estado en alguna boda donde la palabra ‘arras’ también ha sonado, ¿verdad? Las arras matrimoniales son unas monedas que se intercambian en la pareja y que simboliza el hecho de contraer una ‘sociedad’ -de algún modo- que a partir de entonces compartirá los bienes. La tradición marca que son 13 las monedas que se emplean en este ritual. Cada una de las monedas corresponde a un mes del año y la décimo-tercera se dedica -simbólicamente- a los que más lo necesitan, los desfavorecidos. 

Centrándonos en el concepto de arras y enfocándolo a nivel financiero, lo entenderemos como un anticipo, como esa ‘garantía’ que ofrecerá la confianza necesaria para, posteriormente, dar el paso a la compraventa. 

Y es que, ante un mercado inmobiliario activo, existe cierto movimiento de compraventa y, por lo tanto, también incrementan los acuerdos contractuales de todo tipo. 

En este punto es importante saber el cómo, el cuándo y el dónde se firman los contratos de arras, en caso que nos encontráramos ante la situación de tener que realizar uno.

Contrato de arras

Imagínate que, por ejemplo, ves un anuncio de una vivienda que te encaja muchísimo, como nunca antes te había encajado una. Tiene todo lo que necesitas para entrar a vivir. Ya te imaginas entre esas cuatro paredes, con tu familia, un domingo por la tarde, cenando con los amigos… ¡un lugar al que poder llamar hogar!

Te encaja tanto, se adapta tantísimo a lo que estabais buscando que no quieres dejarlo perder y, por este motivo, te proponen firmar un contrato de arras. Tu cara es un mapa y no sabes dónde esconderte… ¿de qué va un contrato de arras?

Pues bien, un contrato de arras es un contrato privado por lo que las dos partes implicadas (el comprador y el vendedor) están conformes en la compraventa de un bien o inmueble y, como prueba se entrega una cantidad de dinero por adelantado, a modo de garantía contractual.

Contrato de arras, 3 tipos de contratos

Dentro del título ‘contrato de arras’ nos encontramos con tres subtítulos. Cada uno de ellos nos acercará a un tipo de contrato de arras distinto. Las diferencias vamos a verlas, principalmente, en la gestión que se hace de la garantía que aporta una de las partes firmantes. 

 Arras confirmatorias

La aportación del anticipo sirve, exclusivamente, como muestra del deseo de ejecución del contrato mencionado y la voluntad de seguir adelante con el mismo

Arras de desistimiento

Tras la firma del contrato de arras de desistimiento y, en caso de que se diera la situación de no querer seguir con el proceso de compraventa, la parte que ha entregado la garantía, podría perderla parcialmente, completamente o, incluso, tener que devolver la cantidad doblada.

Arras penales

Incumplir con un contrato de arras penales puede conllevar algunas obligaciones a nivel, como el mismo nombre indica, penal. ¡Cuidado! A diferencia de las arras confirmatorias o las de desistimiento, este tipo de contrato -que no está regulado en el Código Civil español– no cuenta con el adelanto de ninguna cantidad, eso sí, desistir el contrato cuenta con una dura carga.

Modelo contrato de Arras

Como sabes es muy pero que muy importante que un contrato, sea del tipo que sea, cuente con cuanta más información, mejor. No dejar flecos sueltos nos puede prevenir de un susto a posteriori. Así pues, te vamos a contar qué información debe aparecer en el contrato de arras que vayas a firmar. Toma nota:

  • La identificación total (nombre y apellidos, dirección y Documento Nacional de Identidad o pasaporte) de cada uno de los interesados. Tanto del comprador como del vendedor.
  • El bien o inmueble objeto del contrato. Hay que describirlo a la perfección así como añadir documentación vinculada al mismo. El número de bastidor en el caso de un vehículo o el registro catastral en el caso de una vivienda o terreno.
  • El precio final de compraventa del bien o inmueble así como también hay que hacer mención a las arras aportadas. Indicar la fecha, la cantidad y el modo de transferencia de ese dinero.
  • Fecha en la que se firma el contrato de arras y también la fecha límite en la que se va a firmar el contrato final de compraventa.
  • Es importante reflejar en el contrato de arras cuál será la distribución de los gastos que conlleve la firma del contrato de compraventa.
  • Y por último y no menos importante, la firma de las dos partes implicadas en la futura compraventa, la del comprador y la del vendedor, en todas las páginas.

Esperamos que este pequeño artículo explicativo sobre qué es un contrato de arras te haya servido como aproximación y a partir de ahora, cuando alguien lo mencione, tu cara no sea un cuadro sino que tengas una perspectiva mucho más amplia.

Si has llegado hasta este punto te invitamos, si todavía no dispones de hipoteca, a rellenar el formulario de doypo para tener acceso a las mejores ofertas de los principales bancos. Además, si lo que necesitas es más de un 85% del coste total de la vivienda, un asesor en doypo será tu acompañante en todo el proceso.